La limpieza del hogar con vinagre y ruda es una de las más utilizadas por los practicantes de Magia Natural, con el propósito de purificar determinados ambientes, susceptibles de captar negatividad.
Una antigua receta, combina vinagre y ruda con las propiedades esotéricas del limón y el agua, con el propósito de conseguir un efecto benéfico más duradero, sobre la zona que se desea limpiar.
Desde tiempos inmemoriales, el vinagre es considerado un efectivo limpiador energético. Incluso, algunos le confieren una vibración agresiva, que puede repeler tanto lo malo como lo bueno.
Los baños preparados con ruda rompen hechizos y maldiciones, y la planta en sí es capaz de proteger el hogar y limpiarlo de negatividad. El jugo de limón (disuelto en un poco de agua) es un potente limpiador energético, utilizado para anular vibraciones negativas en objetos y espacios.

¿CÓMO ERRADICAR LA ENERGÍA NEGATIVA CON LA LIMPIEZA DEL HOGAR CON VINAGRE Y RUDA?

Es fundamental remover telarañas, polvo y suciedad; mover los muebles de lugar; y despejar los espacios de objetos rotos o en desuso. La limpieza debe hacerse a conciencia, sin obviar ventanas y espejos, para magnificar los efectos.
Es importante tener en cuenta que el proceso de barrido, y la limpieza posterior que se hará con vinagre y ruda, deben ejecutarse de adentro hacia afuera, es decir, desde el interior de la casa hacia la salida (entrada principal).
Una vez, limpio el hogar, pon a hervir agua, la ruda y el jugo de 1 limón (pueden ser amarillo o verde).
Si lo deseas, corta la cascara del limón exprimido y coloca los trozos en el agua, para obtener una mayor concentración. Cuando el agua esté hirviendo, retírala del fuego y cuélala.
Vierte el líquido resultante en la cubeta, y añade un litro de vinagre blanco. Dejar enfriar, y posteriormente utilizar la infusión para fregar el suelo desde el interior de la casa hacia afuera. Culminada la limpieza, desecha el líquido sobrante por el drenaje.
Puedes encender una vela blanca a la divinidad de tu devoción, para que acompañe tu deseo de erradicar la energía negativa o estancada del hogar. Es posible repetir el ritual una vez al mes o siempre que lo consideres necesario